Neuquén. La comunidad gitana nuevamente se ve envuelta en un escándalo por el pago de la dote de una joven de 17 años embarazada. Primero denunciaron que la chica había sido secuestrada, después se descubrió que se trataba de un desacuerdo relacionado con el valor que pide el padre de la chica y lo que quiere pagar el suegro.

El hecho ocurrió el miércoles a la tarde en Villa Florencia cuando una gitana fue a la Comisaría 41 y denunció que, en un operativo comando, ocho hombres en dos autos habían ingresado a su casa y se habían llevado a su hija de 17 años, además de robarles distintos elementos.

Te puede interesar...

El caso trascendió por las redes sociales cuando publicaron en Facebook el supuesto secuestro, en el que se daba cuenta de que la joven había sido subida a la fuerza a un Ford Focus blanco con vidrios polarizados. Se habló de gritos y de un intento de escape fallido por parte de la joven, que fue retePor una campera robada cayeron dos Felipitosnida por sus captores que bajaron a toda velocidad por calle Leguizamón y doblaron en Intendente Carro en dirección a Avenida Olascoaga y ya nadie más pudo seguirle el rastro.

Horas después, los gitanos dieron de baja la denuncia y ahí trascendieron los detalles del episodio. La joven gitana en verdad se había ido con su novio, de unos 18 años, del cual está embarazada. Como los padres no se habían puesto de acuerdo en la dote, la pareja decidió irse a vivir juntos de igual manera. Esto enardeció a la familia de la chica, que hizo la denuncia.

El trasfondo de la discusión es porque el padre de la chica pide unos $160 mil por la dote pero el suegro considera que no vale más de $80 mil porque la joven “está usada”, debido al embarazo.

En definitiva, se trata de una cuestión de comercialización de mujeres maquillada como un tema cultural de la comunidad.

Fueron presos por traerse una joven y tras pagar hubo boda

En diciembre de 2014, un joven gitano neuquino de 22 años y su padre trajeron a una chica de 14 años que era integrantes de una comunidad en Junín de Buenos Aires. El caso salió a la luz cuando una comisión de la policía bonaerense llegó a neuquén y detuvo al joven y su padre por una causa

por secuestro. Ambos fueron trasladados a Junín y la chica fue restituida a sus padres. El escándalo derivó en que la familia gitana neuquina saliera a explicar que se trataba de un “amor prohibido” por lo que el secuestro de la gitanita se transformó en una fuga de amor que se judicializó. Finalmen

te, se supo que de fondo había una discusión entre las familias por la dote de la adolescente. Mientras los padres de la chica pedían $150 mil, la familia del joven ofrecía $80 mil. Para destrabar la causa judicial finalmente acordaron pagar $120 mil y así la chica volvió a neuquén y tuvo su boda gitana.

LEÉ MÁS

Gitanos: una cultura en pleno cambio

Por una campera robada cayeron dos Felipitos

Fuente: LMNeuquén >> lea el artículo original